Menu

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Te esperamos en nuestro chat!


Un espacio creado especialmente para que nuestros lectores puedan conocerse, con la posibilidad de citar y encontrarte incluso con quienes no estén en línea en este momento.
Vienes?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

jueves, 19 de noviembre de 2015

La copa menstrual


Hace ya unos meses que empecé a usar la copa menstrual, no voy a decir que todo fue color de rosa,  no soy de esas chicas que aman locamente su periodo, me pongo mal, tengo cólicos, me convierto en el sr hyde, y la verdad que me daba algo de asquito. Pero es un hecho que es un gasto enorme el que hacemos en toallas y ni hablar de tampones, además, las toallas junto con los pañales desechables son de las cosas que más contaminan pues no se degradan y usamos muchísimas a lo largo de nuestra vida.
Para las que aún no saben de qué hablo, la copa menstrual es un cono hecho de silicon grado médico que se inserta en la vagina, forma un vacío evitando que nada salga y recolecta la sangre de la regla, cuando se llena, debes sacarla con cuidado, vaciar el contenido en la taza, enjuagarla y volverla a poner. Una vez al mes la esterilizas y listo, es todo. Funciona como un tamón en el sentido de que puedes hacer todas las actividades, pero a diferencia de este, es súper amable con el cuerpo, no hay riesgos de shock tóxico, no irrita, no huele mal, y dura 5 años, qué más quieren. 
La verdad que tardé algo en agarrarle el modo, la primer vez tarde un montón en poder ponerla, obvio no lo hice bien y por suerte traía una toalla, luego me cansé y no la use todo el periodo pues la sentía rara (claro nunca la puse bien).
El siguiente mes decidí descansar pues me fui de viaje, pero después volví a intentarlo.  Por fin pude ponerla bien, y la sentí más cómoda, cada vez me costó menos.
Ahora ya llevo varios meses con ella, y debo decir que cada vez nos llevamos mejor, ya la uso todo el periodo y me siento muy cómoda, me tomó un tiempo quitarme tabúes e ideas preconcebidas, pero valió la pena, poder andar con libertad y sin miedo al shock tóxico es algo maravilloso, además nunca me acomodé con los tampones.
La recomiendo mucho, pero creo que es necesario un poco de paciencia, así que si a la primera no lo logran, no pierdan la esperanza.
En caso de que no acabe de convencerles, hay otras opciones como las toallas lavables y las esponjas marinas, que parecen ser una buena alternativa, los primeros son literal unas esponjas y funcionan exactamente igual que un tampón, pero son lavables, y las segundas, bueno creo que es obvio la verdad que con los años uno se va dando cuenta de la cantidad de químicos que le ponemos a partes tan delicadas, y encima contaminamos un montón el planeta, así que si pueden, denle una oportunidad a alguna de estas alternativas.  Casi todas se pueden conseguir por internet, y algunas tiendas ya las distribuyen en muchos países, hay muchas marcas, yo en lo personal probé Femme cup que viene en un tamaño estándar para no meterme en líos pero hay un montón de opciones.

Para las que viven en México, les dejo un link donde pueden conseguirla, y pueden ver todos los


modelos. 

Saludos a todas, ya sé que he andado perdida, pero prometo que intentaré regresar.

https://www.facebook.com/contactocondoneria/photos/pb.106958326015728.-2207520000.1447924620./965243373520548/?type=3&theater

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tu que piensas.